Es 1996, ya todos han sido advertidos que Lord Voldemort ha regresado y que su ira se reflejará tanto en el mundo mágico como en el muggle. Los magos y las brujas, comienzan a prepararse para los tiempos difíciles que vendrán. El retorno de Lord Voldemort tiene el reconocimiento oficial del Ministerio de Magia, atemorizando a todo el mundo mágico, y hasta al muggle. El ministro intenta encargarse pero poco es lo que las autoridades logran hacer para detener la ola de ataques perpetrados por los mortífagos del Señor Tenebroso. En medio de este clima de colapso, yace Hogwarts y sus clases, los alumnos no pueden dejar de asistir y estudiar, pero temen, ya ningún lugar es seguro, y circulan rumores sobre mortífagos infiltrados en la escuela. El año recién comienza, el nuevo año que ahora está empezando, les depara a todos un período, lleno de aventura, peligros, muertes y muchas cosas más. En Hogwarts, comienza una tiranía y te necesitamos a tí para poder incrementar esta aventura la cual no debes perderte. Los bandos siguen cada vez más enemistados, y una guerra atroz se avecina, una guerra sucia, no hay manera de que en ella no se afecte a inocentes y no hay manera de que no te afecte a TI!. La violencia, las diferencias de sangre y el combate invaden todo Londres por completo. Eres un gran guerrero del mundo mágico, tú decides de qué lado estás. Atrévete a entrar a un mundo lleno de secretos, desamor, enemistades, drama, mentiras, combate, peleas, chismes...muchos chismes y MAGIA! Un mundo en el que TÚ eres el protagonista. Un lugar donde nunca sabrás lo que puede pasar hasta que ya esté pasando,…Así que, mantén los ojos bien abiertos, porque ningún lugar es seguro. Elige tu propio destino, esta es TÚ aventura, averigua que sucede a lo largo del tiempo. ¡Unete a Me Abro Al Cierre!.
Últimos temas
» Fiendfyre RPG {Elite}
Jue Ene 23, 2014 11:46 pm por Invitado

» Looking For You } Nuevo Directorio
Lun Dic 16, 2013 10:53 pm por Invitado

» •·• Try It •·• foro de promoción •·• Únete! •·•
Jue Nov 14, 2013 3:20 pm por Invitado

» Accio Hogwarts! (Conf. Af. Elite) CAMBIO DE BOTON
Sáb Nov 09, 2013 11:34 pm por Invitado

» [Gay Real / Slash / Yaoi / Amo&Esclavo / +18 ] ~Cerberus Project~ Élite {Error en nuestros botones}
Sáb Nov 09, 2013 9:54 pm por Invitado

» Universo Hogwarts (Afiliación élite)
Sáb Nov 09, 2013 1:30 pm por Invitado

» Toshi No Dobutsu (afiliacion elite) (foro Nuevo) (Foro am@xpet hetero)
Dom Nov 03, 2013 10:03 pm por Invitado

» ♥♥ VERDAMMNIS +18 - CONFIRMACIÓN ÉLITE! ♥
Mar Oct 29, 2013 1:02 am por Invitado

» [ Gay Real / Slash / Yaoi / Amo&Esclavo / +18 ] ~Cerberus Project~ Élite
Sáb Oct 26, 2013 4:34 pm por Invitado

Photobucket Protego Maxima OPPUGNO THE LIGHTS Voldemort Returns Cruel Intentions Titanic RPG Photobucket Stanford University Crear foro Pulse Crear foro Cruel Intentions Anime Seikatsu PL Wings of Freedom Wilderness of Soul Foro de rol +18 - Historias originales - Hentai, Gore, y mucho mas

La merienda se traslada... 2. [Marissa]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La merienda se traslada... 2. [Marissa]

Mensaje por Ellie Mcavoy el Vie Sep 06, 2013 12:47 am



Una vez pudo distinguir a su compañera entre el humo, no dudó en que aprovecharía para echárselo en cara. La verdad es que con todo lo que le estaba oyendo decir a Marissa sentía que en un futuro si que podrían tener algún problema, aunque no duró mucho.

Necesito un maldito cigarro. Mira, niña, ya tengo demasiados problemas en mi haber como para que una tía con el cerebro de una cría de seis años que no sabe seguir instrucciones añada otros. ¿Por qué demonios no te detuviste? ¿ES QUE ERES…?

Ellie levantó la cabeza unos centímetros para dirigir su mirada a la Slytherin, pero apenas en dos segundos la volvió a bajar. -¡Oh, venga! ¡Eran unas simples bombas fétidas con fuegos artificiales! -gritó indignada. ''¿Por qué se lo tomaba tan a pecho?'' A pesar de que Ellie no tiende a enfadarse, su pelo pasó de cambiar de color cada dos por tres a mantenerlo de un rojo chillón. Oyó como Marissa suspiraba fuerte, al parecer no quería seguir hablando, y menos gritando, ya que empezaban a llamar la atención de aquellos que pasaban por allí. En un descuido cogió a esta por el brazo y la levantó del banco. -¡Eh! -se quejó a la vez que seguía andando tras Marissa.

Si te detienes o volteas o no controlas tu cabello

A mitad del camino decidió soltarla, y Ellie contestó acariciándose el brazo por el dolor. Aunque segundos después volvió a agarrarla. No sabía muy bien a donde iba, pero por el camino que estaban cogiendo podría decirse que se dirigían a Cabeza de Puerco, el lugar donde solían ir todos los magos y brujas a pasar la noche. A esta no le desagradaba el lugar, de echo cuando pasea sola por Hogsmeade de vez en cuando se acerca al pub y se pone a jugar al ajedrez mágico o a las naipes explosivas. Cuando se encontraban a pocos metros Ellie volvió a revisar sus bolsillos, en el que solo se encontraban tres galeones que le habían sobrado de comprar los caramelos escupe-fuego y estos. ''¿Podré regatear?''

El propietario nos encontrará y entonces si habrás metido la pata. Disculpa por haberte gritado, estaba nerviosa. No debiste quedarte en medio de la calle.

Mientras estaba revisando sus bolsillos, al levantar la cabeza se dio cuenta de que Marisse ya había entrado, dejándola fuera. Sin quedarse atrás rápidamente abrió la puerta, pasó y se fue junto a la verde. Esta se encontraba ya sentada en un taburete próximo a la barra. Ellie acercó uno y lo puso a su lado. -¿De verdad crees que con todo lo que está pasando, se van a fijar en unas chicas que han soltado unas cuantas bombas fétidas? -respondió más seria que nunca. Venga, míralo por el lado divertido. -terminó de decir agradando más su tono de voz. Puede que aquello no tuviese un lado bueno, pero Ellie lo buscaba hasta en el peor de los casos. ''¿Qué van a hacer, llevarlas a Azkaban?''. Ellie se acercó al hombre que había tras la barra y le susurró unas cuantas cosas al oído. -Te lo devolveré mañana, ¿vale? Solo tengo dos galeones. -le susurró a la vez que a duras penas intentaba sonreír. A pesar de que aquel hombre no tuviera muy buenas pulgas, Ellie era también muy buen cliente y por dos galeones que le faltasen no iba a dejarla escapar.

-Está bien. -gruñó, y a los cinco minutos ya había traído dos vasos llenos de Whisky de Fuego.

Tras quedarse un rato mirando asqueada el contenido del vaso, volvió la mirada a Marissa. -Y bueno... Siento si te he jodido los planes que tenías para hoy. -le comentó en un arrebato de conmoción. A la vez que decía esto le acercaba el vaso de Whisky de Fuego que se encontraba junto al suyo, en la espera de si lo aceptaba o lo dejaba.
avatar
Ellie Mcavoy

Mensajes : 127
GALEONES : 1447
Fecha de inscripción : 31/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La merienda se traslada... 2. [Marissa]

Mensaje por Marissa Capuselli el Vie Sep 06, 2013 2:33 am

-¡Oh, venga! ¡Eran unas simples bombas fétidas con fuegos artificiales!

Su voz chillona destacaba más que la suya al alzar su tono, poniéndole los nervios de punta. ¿Por qué le costaba tanto mantener la discrección...? Los resultados de haber tenido una vida más o menos normal, pensó, tratando de ponerse en sus zapatos. Ella tenía que preocuparse por los enemigos que ni siquiera tuvo el placer de ganarse...  Una sombra amarga cruzó su mirada, oscureciéndola breves instantes. Volvió a tener el mismo aire canino agresivo de cuando aquel hombre al que ahora 'temía' cruzó el límite de la estupidez llamándolas 'niñas'. La amargura que solía botar se acumuló en su garganta, amarrándola en un desagradable nudo. No pudo hablar durante unos minutos. Seguía agarrando del brazo a Ellie, aunque ya no de mala gana, si no como quisiera que avanzara más rápido.

Las luces del bar casi se reflejaban en ella cuando pudo hablar de nuevo.
―Sé que para ti pudo ser solo eso, Ellie. Pero desde que todos se enteraron de que Voldemort está vivo, salir a la calle representa el peor de los temores ―se lamió los labios para continuar, buscando una metáfora fácil ―. Es como pensar que en cada esquina hay un Basilisco dispuesto a comerte, primero a tí, luego a tu familia, en cualquier habitación en la que te encuentres. No es el hecho, es lo que implica, ¿o no viste como se ponía la gente?

Sonaba seria, incluso madura. Por supuesto, a ella le valía un cuerno que la gente se volviera loca. Lo que le interesaba es que la gente loca fuese importante y su odio le afectase la vida. El dueño de Zonko era 'importante' y le afectaba la vida. Por eso la molestia. Además, eran dos estudiantes fuera del colegio, muy de noche. Necesitaban mantener un bajo perfil...Y el resto de su enojo... No lograba darle cabida lógica. Por tanto, lo vio como un desecho inútil y lo dejó ir, calmando su respiración. A su compañera le quedaba poco dinero pero no le interesaba. Sin esperar a que terminara de contar, entró al bar como quien conoce su casa, sintiéndose inmediatamente más segura.

Pidó un caipiroska de fresa con hidromiel luego de añadir 'te lo debo' sin mucho interés. El camarero pareció incitado a rechistar, pero los ojos de Marissa se semejaron tanto a los de su padre por un momento que terminó sirviéndole la bebida de mala gana.

-¿De verdad crees que con todo lo que está pasando, se van a fijar en unas chicas que han soltado unas cuantas bombas fétidas? Venga, míralo por el lado divertido.
Ellie ya estaba sentada a su lado, mirándola seriamente. Casi representaba, por una vez, sus dieciséis años.
―Precisamente por eso lo digo ―explicó, echándose un largo trago de su vaso ―, con los nervios a flor de piel, no hay nada mejor que alguien con quien descargar tu ira. En especial si ese alguien es... ―se interrumpió a si misma, sorprendida de su poco disimulo. Meneando la cabeza, hizo el ademán de distraerse buscando el encendedor ―, son dos estudiantes tontas a las que no defenderá casi nadie. Visto desde afuera, sería genial, pero ahora que el dueño sabe hasta mi nombre... Bueh, no importa. Sueno como una amargada.

Encendió el cigarrillo con gesto huraño, sin la más mínima intención de rechazar una nueva bebida. Con la destreza de una experta bajó el resto de caipiroska de un trago, dándole un más corto al vaso de whisky. Captó enseguida el gesto de desagrado de Ellie.
―No tenía planes, de todos modos ―bueno, al menos eso era verdad. Una media sonrisa sincera asomó a su rostro ―. Y después de todo, siempre es bueno algo de adrenalina... Por cierto, ¿No te gusta el whisky de fuego? ¿En serio? Dale un trago, no seas niña.

Por supuesto, nunca medía la madurez de la gente con su tolerancia al alcohol, pero le parecía estúpido gastar dinero en algo que luego iba a botar o a darle a una compañera por mero asco. Con precaución volteó hacia la puerta. El hombre no había llegado aún, o bien, no sabía donde estaba. Suspiró de alivio.
avatar
Marissa Capuselli
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 868
GALEONES : 2956
Fecha de inscripción : 19/07/2010
Localización : En la sala de música con un vaso de vodka.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La merienda se traslada... 2. [Marissa]

Mensaje por Ellie Mcavoy el Vie Sep 06, 2013 7:57 pm

No fue corta la charla que dio la verde. Por lo visto ella si encontraba motivos para estar preocupados por lo que había pasado, y la verdad es que algo su preocupación llegó a contagiar a Ellie, que a pesar de que veía lo que acababa de pasar como una tontería, con todo lo que estaba oyendo no podía evitar preocuparse.

Precisamente por eso lo digo, con los nervios a flor de piel, no hay nada mejor que alguien con quien descargar tu ira. En especial si ese alguien es... Son dos estudiantes tontas a las que no defenderá casi nadie. Visto desde afuera, sería genial, pero ahora que el dueño sabe hasta mi nombre... Bueh, no importa. Sueno como una amargada.

Ellie se quedó sin contestar, observando como encendía el cigarro que tenía en esos momentos en la mano. Pasó de observar el humo que salía de aquello a el vaso lleno de Whisky de Fuego que tenía a pocos centímetros de ella, mirándolo con ojo crítico y a la vez haciendo una mueca. ''¿Acaso eso sabría bien?''. A continuación se perdonó por estropearla la tarde, la verdad es que únicamente mendigaba algo de diversión.

No tenía planes, de todos modos. Y después de todo, siempre es bueno algo de adrenalina... Por cierto, ¿No te gusta el whisky de fuego? ¿En serio? Dale un trago, no seas niña.

Al escuchar las palabras de su compañera agarró con la mano izquierda el vaso y se lo acercó a la nariz, no tenía un mal olor, pero eso no significaba que supiera mejor. En un descuido dirigió la mirada hacia el hombre que había tras la barra, que en esos momentos se había alejado un poco y se dedicaba a limpiar un vaso. Por lo que podía ver en su mirada, estaba esperando a que diera un trago del contenido del vaso para ver su reacción. Cerró los ojos y segundos después se lo acercó a la boca, dando así un pequeño trago. Tras dejarlo en la barra, abrió los ojos y se relamió los los labios. -No está mal. -contestó a la vez que veía como aquel hombre daba un suspiro de alivio y Marissa seguía bebiendo de su vaso. Había visto como mucha gente venía día tras día a tomar aquella bebida, y nunca salían mal, así que decidió que no le afectaría unos tragos de más. Volvió a hacer el mismo trayecto de antes y en un trago se bebió todo lo que había. Sintió un pequeño mareo y acto seguido apartó el vaso de ella. -¿Qué hora es? Serán aproximadamente las tres y media... -preguntó mirándose la muñeca y recordando que se lo había dejado en su casa. -El próx.... Algún día podríamos volver a dar una vuelta... Y visitar S-sortilegios Weasley...Sí. -comentó a la vez que observaba la cabeza de Puerco que había a algunos metros de ellas para evitar la mirada de Marissa.

Unos segundos antes que Ellie intentase levantarse, el hombre que había tras la barra, que por cierto le resultaba muy familiar, se acercó nuevamente.

-Aquel hombre os invita a algo, ¿qué queréis? -volvió a gruñir, esperando una respuesta.

Mientras tanto Ellie se giró para ver al hombre que había sido tan amable de invitarlas a otra ronda. Tardó unos segundos en distinguir quien era, ya que la sombra que había en ese lado lo impedía. Forzó los ojos y minutos después se le vino a la cabeza. Le recordaba porque siempre suele llevar una túnica color azul oscuro y un pequeño bastón. Se trataba de un amigo de sus padres, exactamente el mejor amigo del padre de Ellie. Desde muy pequeña se ha quedado al cuidado de él, debido a que sus padres solían hacer horas extra. Esta le saludó con la mano y se giró para responder al hombre. -Traiga dos de... Estos. -respondió con una sonrisa tonta y volvió a girarse para buscar a su ''padrastro''. Esta vez no se encontraba a unas cuantas mesas de ellas, ahora se encontraba viniendo, a la vez que habría los brazos para dejar que su hijastra le abrazase. Esta se levantó casi corriendo y fue a tirarse a sus brazos.

-¡Qué mayor te estas haciendo! -

Ellie solamente dejó escapar una carcajada y siguió abrazándole hasta que oyó el ''clin'' de los grandes vasos que había dejado el dueño en la barra. Esta se giró para ver a Marissa, y moviendo los labios intentaba dejar claro que decía ''escóndelo'', ya que no quería que sus padres supieran que se había quejado toda la noche de juerga. Su padrastro no era un tipo que fuera corriendo a decírselo a su padre, a pesar de que es su mejor amigo, pero ya suficiente tenía con saber que estaba fue de la cama a tan altas horas de la noche. Tras varios segundos más agarrada a su padrastro, le soltó y volvió a sentarse en el taburete de donde se había levantado. Esta esperó que él saludase a Marissa, cosa que solía hacer siempre que la veía con alguien, pero en cambio se quedó mirándola extrañado. -¿Qu...

- Oh, tu me suenas... Eres hija de la aurora, sí... Amanda Robert ¿no? Aunque esos ojos... -añadió mientras tragaba difícilmente saliva.
avatar
Ellie Mcavoy

Mensajes : 127
GALEONES : 1447
Fecha de inscripción : 31/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La merienda se traslada... 2. [Marissa]

Mensaje por Marissa Capuselli el Vie Sep 06, 2013 9:20 pm

El bar no estaba tan vacío como podría imaginarse por la hora, ni tan lleno como se esperaría en tiempos de crisis -nada como un tarro de varios litros de hidromiel para evadirse de la realidad por varias horas. Ella lo había visto más de una vez-. La pequeña no soltó ninguna respuesta. Al menos había logrado asustarla un poco, o que recapacitara... O... O... 'Da igual, el whisky estaÁ buenísimo.'  Su lengua hizo un recorrido a lo largo de los labios desnudos, como si quisiera conservar el sabor durante el mayor tiempo posible.

―Este bar me trae recuerdos ―murmuró casi para sí. Decir que sólo eran buenos recuerdos era mentir, pues no eran pocos los tratos que su padre había cerrado través de ella allí, arriesgando su vida. Sin embargo, éstos no faltaban.

No entendía la teatralidad para un simple trago de licor, que aunque era un poco fuerte, no picaba tanto. Se sintió complacida al ver como pasaba por la garganta de Ellie y volvió a dar un sorbo pequeñoal suyo. A lo largo de los años había adquirido una excelente tolerancia a los etílicos, y una –o cinco- jarras de whisky -o vodka, o ron- no eran ni la mitad de lo que se necesitaba para marearla. Por supuesto, había pagado el justo precio; Muchas noches vomitando entre risas idiotas -o llantos insulsos- e incluso una que otra durmiendo en medio del camino a Hogwarts o cargada por Sam. No podía recordar eso sin sentir pena de sí misma, y, al mismo tiempo, anhelo por aquellos días, en los que cantaba algo de AC / DC mientras el león, con la más infinita de las paciencias, la arrastraba cual muleta a través del oscuro pasadizo hacia el castillo. Una especie de risa pícara que no pudo contener asomó a su voz, recordando el pequeño desliz que habían tenido…  La voz de la Ravenclaw la devolvió a la realidad.


- No está mal. ¿Qué hora es? Serán aproximadamente las tres y media...El próx.... Algún día podríamos volver a dar una vuelta... Y visitar S-sortilegios Weasley...Sí.
―No, es delicioso, de hecho. Han de ser las tres y diez, apenas… Es temprano ―el cigarro ya casi estaba por el filtro, así que lo remató con una larga calada, apagándolo en el cenicero junto a su muñeca ―, y sí, deberíamos. Mientras más pronto, mejor. Podría dejar caer unas gotas de amortentia en el jugo de calabaza de Fred…

La voz del cantinero ofreciéndole bebidas gratis apartó su sentido del humor por completo; giró la cabeza como una lechuza, casi a punto de dar un respingo, segura de que el hombre de aspecto siniestro le estaría sonriendo desde alguna mesa cercana, asomando la varita por la manga de su abrigo, pero no había nadie que conociera. Regalos de extraños, le habían enseñado, rara vez significaban buenas noticias. Y esa lección se hacía tres veces más cierta en la época que les tocaba vivir.

-Traiga dos de... Estos.

Una sonrisa incluso más tonta que las anteriores era el adorno en la sonrojada cara de Ellie –no sabía si se debía al licor o a la mención de los hermanos Weasley―. Ella si conocía al hombre que con generosidad había contribuido a su pronta borrachera, y éste se acercaba con una expresión paternal; Se levantó, dio un traspiés, estuvo a punto de caerse y por fin pudo corresponder al abrazo. El señor hizo un comentario acerca de cómo se veía ella, casi como un abuelo, sin prestarle atención. Marissa, como quien no quiere la cosa, se volteó hasta estar de espaldas a la barra, cubriendo las bebidas como le indicaba. Apenas levantó la vista del enésimo cigarrillo que estaba encendiendo a esperas de que terminara el meloso reencuentro, se encontró con una mirada fría, un tanto atemorizada, e incluso desdeñosa. No parecía que mirara a una estudiante, parecía mirar a un mortífago, o al dueño de alguna tienda del callejón Knocturn.

-¿Qu...-
Oh, tu me suenas... Eres hija de la aurora, sí… Amanda Robert ¿no? Aunque esos ojos... -añadió mientras tragaba difícilmente saliva.

Aquello encendió sus alarmas y le tensó el rostro. Instintivamente se palpó la varita en el bolsillo del jean con un gesto de descuido, sin llamar la atención, asegurándose de tenerla a la mano. Luego… No podían acusarla por su pasado. El papel de niña maltratada por las peleas de sus padres no le gustaba en lo absoluto, así que tampoco lo intentaría para defenderse. Que alguien se acordara de su padre era una patada en la cara con una suela lleno de excremento de dragón… Se suponía que ya a nadie le interesaba...

―Si, soy la hija de Amanda Robert y Arthur Capuselli. De ahí vienen mis ojos ―contestó con fría y fingida cortesía, enfatizando la palabra, tratando de que los nervios no se filtraran en su voz, como si su padre también fuese auror, un un comerciante. 'Nunca se encontraron pruebas’ se recordó a si misma con obstinación… Sin embargo, la reputación que se había labrado tras la caída de Voldemort al desaparecer…―, ¿por qué lo pregunta?
avatar
Marissa Capuselli
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 868
GALEONES : 2956
Fecha de inscripción : 19/07/2010
Localización : En la sala de música con un vaso de vodka.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La merienda se traslada... 2. [Marissa]

Mensaje por Ellie Mcavoy el Vie Sep 06, 2013 10:54 pm

Ellie se sentía confusa, ver como su padrastro y compañera se cruzaban las miradas era un tanto incómodo.

Si, soy la hija de Amanda Robert y Arthur Capuselli. De ahí vienen mis ojos

Ellie se seguía preguntando el porqué su padrino la miraba de tal forma, ''¿Tan raro era que sus padres se llamasen así?'' Muchas preguntas estúpidas se vinieron a su cabeza mientras aquel silencio se apoderaba en el lugar, excepto por tres o cuatro magos que gritaban indignados por que se le explotaban las naipes.

-O sí, claro... Me voy cielo, no olvides escribirnos, ¿Hace cuanto no saben tus padres de tí? -

Notó su tono frío de voz al principio de la frase, aunque en su despedida adoptó uno más agradable. Dirigió la mirada nuevamente hacia Ellie y esta hizo una mueca, la verdad es que con tantos exámenes y lo que estaba pasando no tenía suficiente tiempo como para estar mandando cartas. Olvidando responder, esta volvió a abrazarle y hasta que no salió del lugar no le quitó el ojo de encima. -¿Qué acaba de pasar? -preguntó curiosa mientras se acercaba a su compañera para no llamar mucho la atención. -Nunca le había visto tan preocupado, y mira que es igual de parecido que yo. -añadió a la vez que cogía un vaso de Whisky de Fuego que había escondido Marissa de su padrino tras pedírselo. Volvió a mirarlo y sin pensar dos veces se lo bebió de un trago. -¡Ojjjj! No mienten cuando se refieren a ''de fuego''. -comentó mientras se acercaba a una mesa cualquiera a gran velocidad y cogía lo primero que estaban bebiendo. -Lo siento. -les dijo con una sonrisa que más bien parecía una mueca y volvió a su sitio.

Esta esperó a que la verde terminase su bebida para por fin levantarse y poder marcharse. -Vamos, mañana he quedado para jugar al quidditch -la hizo saber mientras se levantaba bruscamente y daba unos pasos hacia atrás por culpa del mareo. -Sí, vamos... -añadió y acto seguido empezó a caminar hacia la puerta. Observó como Marissa salía antes que ella y cuando tocó la puerta se acordó. -¡Mañana volvemo... Vuelvo y te traigo lo que me falta! -gritó y acto seguido salió.

Apresurándose un poco consiguió alcanzar a su compañera, que por lo que parecía le sentaba mucho mejor el alcohol a ella. -¿Te encuentras bien? -preguntó. La verdad es que no sabía si tenía sentido lo que acababa de preguntar, pero seguía sin saber que es lo que acababa de pasar hace siete minutos en Cabeza de Puerco. Esperando su pregunta se giró para estar frente a ella, pero yendo con cuidado para no chocar con alguien mientras iba andando hacia atrás.

-¡Ten más cuidado señorita! -

Por lo visto sus intentos de no dar a nadie acabaron siendo en vano. La voz del señor había echo que dejase de hacer aquello y volviese a ir como las personas ''normales''. Volvió a dirigir la mirada a Marissa, que miraba hacia el frente como si no hubiera otro sitio al que mirar. -¿Para cuando lo de ir a... Ya sabes...? He oído que hay orejas extensibles, me gustaría ir a por ello... -comentó tímidamente mientras buscaba otra pregunta para cambiar de tema. -Espero que no haya ningún profesor de guardia hoy... Por los prefectos no tenemos que preocuparnos. -siguió hablando mientras buscaba en su bolsillo la insignia de prefecto.
avatar
Ellie Mcavoy

Mensajes : 127
GALEONES : 1447
Fecha de inscripción : 31/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La merienda se traslada... 2. [Marissa]

Mensaje por Marissa Capuselli el Sáb Sep 07, 2013 2:39 am

-Oh sí, claro... Me voy cielo, no olvides escribirnos, ¿Hace cuanto no saben tus padres de tí?

El tono de voz de aquel hombre había cambiado por completo, como el suyo cuando se sintió amenazada y comenzó a arrastrar a McAvoy hacia el bar, pensando en amedrentarla con alguna maldición. Sin embargo, no comprendía los motivos de ser del hombre… No se sentía ofendida, más si irritada. Entonces, si ella ostentase la mala suerte de ser hija de un padre con la reputación en vías de derrumbarse, aun cuando no tuviese nada que ver con él, ¿tendría que soportar los prejuicios de un grupo de ineptos que la juzgarían por los errores que no cometió…?La mirada del ‘padrastro’ de Ellie era tan gélida como su voz al principio, y por sus gestos era obvio que pensaba que su niña querida andaba con malas juntas. Tras una última mirada dulce a la chica y sin siquiera despedirse de la rubia, se dirigió a la salida.

-¿Qué acaba de pasar? Nunca le había visto tan preocupado, y mira que es igual de parecido que yo.

Preocupado’ no era precisamente la palabra adecuada. Molesto, asqueado e incluso desdeñoso eran adjetivos que consideraba más acordes a la situación.
―Nada, Ellie. Ese señor amigo tuyo, al parecer, tiene la mala costumbre tuya de prejuzgar ―comentó con sequedad, terminándose el vaso de whisky. Ella se quejaba respecto al ardor, pero la ignoró, tratando de mantenerse calmada, en sus cabales. Incluso siendo miembro de la casa de Salazar Slytherin, pocas cosas le fastidiaban tanto la existencia como los estereotipos idiotas. Claro, no tenía derecho a ofenderse porque, si bien no le agradaba la idea de seguir ‘los pasos de su padre’, tampoco podía negar su complicidad con él. Pero si podía irritarse por la idiotez del hombre que apenas la conocía y ya la estaba catalogando sin más a causa de sus apellidos. Para cuando Ellie volvió, cualquier rastro de sonrisa amigable había desaparecido de su rostro. Ya el vaso estaba vacío y el cigarro, a medias. Solo le quedaba uno.

Vamos, mañana he quedado para jugar al quidditch
Estaba demasiado torpe como para caminar por ella misma. Temió que se cayera y que ambas hicieran el ridículo en aquel sitio, pero solo era un traspiés.
-Sí, vamos... ¡Mañana volvemo... Vuelvo y te traigo lo que me falta!
El último grito la había despertado un poco… El sueño la estaba invadiendo y en cuestión de media hora comenzaría a cabecear. Deseó haberse lavado la cara en el bar… Aunque ya era algo tarde para arrepentimientos. De cualquier tipo. Estaba algo delante de la chica que se suponía iba con ella, así que aminoró el paso para que pudiera alcanzarla. Para haber tomado tan poco estaba bastante ‘alegre’.

--¿Te encuentras bien?
La pregunta la tomó por sorpresa y le provocó una mueca de confusión.
No. Desde hacía años, pocas eran las ocasiones en las que podía decir que se encontraba realmente bien y, por lo general, no solía estarlo cuando se mantenía sobria o sin alguien que la hiciera gemir o con algo que le mantuviese la cabeza ocupada. Casi se la lleva por delante debido a su tonta manera de caminar, sin saber muy bien qué responder o por qué preguntaba. ¿Tan obvio había sido su cambio de humor que necesitaba confirmarlo...? Iba a responderle, no sabía que, cuando alguien la tropezó, casi tirándola al suelo. Apenas pudo estabilizarse la sujetó cual muleta,sin esfuerzos. Pese a su contextura delgada, tenía bastante fuerza. Ya no veía humo negro por ningún lado y las luces de Zonko estaban apagadas. Aun así, agradecía que su cabello fuese rubio de nuevo, por si el propietario aún rondaba por allí. Ayudando a la Raven se le hacía algo difícil caminar de prisa.

―No me pasa nada.
El tono era seco, pero no frío, y era de esos que querían decir ‘me pasa de todo’. Sin embargo, Ellie solo era una chica que recién había conocido. Lo que le afectaba, un problema que acarrearía hasta que la matase.
Ellie no se disculpó con la otra persona. Solo la miraba fijamente, como si estuviese preocupada.

-¿Para cuándo lo de ir a... Ya sabes...? He oído que hay orejas extensibles, me gustaría ir a por ello...
Había olvidado por completo a los gemelos. La idea de ir a la tienda se le hacía agradable, así que relajó un poco el rostro.
―Jaja, vaya, pues la semana que viene no estaría mal, el fin de semana. Iría sólo para ver a tu sabes quién.
-Espero que no haya ningún profesor de guardia hoy... Por los prefectos no tenemos que preocuparnos.
BINGO. Al menos tenían eso a su favor, pensó, mirando la insignia de prefecto.
Con una sonrisa continuaron avanzando hasta llegar a la puerta de Honeydukes. La calle estaba desierta y no se oía ni un alma respirar en aquella soledad. Marissa soltó a Ellie para que abriera la puerta y susurró un ‘accio cancionero’. Al momento no pasó nada. Luego vio una especie de sombra a la lejanía deslizarse bajo la puerta de Zonko hasta llegar a su mano, lastimándola un poco. Casi empujó a la Raven cuando logró pronunciar el conjuro –al parecer estaba más mareada-, cerrando al entrar.

Luego de coger un paquete de grajeas, abrió la trampilla y se deslizó primero para ayudar a Ellie a bajar, temerosa de que rodase por las escaleras como una pelota llena de etílicos.
avatar
Marissa Capuselli
Slytherin
Slytherin

Mensajes : 868
GALEONES : 2956
Fecha de inscripción : 19/07/2010
Localización : En la sala de música con un vaso de vodka.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La merienda se traslada... 2. [Marissa]

Mensaje por Ellie Mcavoy el Dom Sep 08, 2013 1:47 am

avatar
Ellie Mcavoy

Mensajes : 127
GALEONES : 1447
Fecha de inscripción : 31/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La merienda se traslada... 2. [Marissa]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.